BlogTodos

Efemérides del mes de febrero

Por febrero 3, 2021 febrero 27th, 2021 No Comments

En esta entrada se reúnen las efemérides del mes de febrero. Se irán publicando conforme avance el mes, procurando que su publicación coincida con la fecha del día.

Batalla de Tetuán (grabado)
Leones de las Cortes

4 DE FEBRERO DE 1860
La Batalla de Tetuán

En la batalla de Tetuán el día 4 de febrero de 1860, al llegar nuestras tropas a 1.700 metros de las posiciones enemigas, salió al frente la artillería y con una brillante actuación, tanto el 3er Regimiento montado, como las tres baterías del Regimiento a Caballo de Artillería, como el resto de la Artillería del II y III Cuerpos de Ejército. Desplegando al frente para batir las posiciones de los moros, haciendo fuego por escalones, bajo la protección de fuertes guerrillas hasta establecerse a 400 metros del enemigo, cañoneando las trincheras marroquíes destrozando los reductos del adversario y preparando el asalto, arrojándose en breve tiempo 3.000 proyectiles. Mientras avanzaban nuestras tropas sin disparar un solo disparo. El III Cuerpo continuó su progresión, por el recodo del rio Martín, la artillería produjo la voladura del repuesto de pólvora del enemigo, tras la cual se dio orden de ataque a la bayoneta a las diversas unidades de ambos Cuerpos Ejército. Destacándose los Voluntarios Catalanes, que fueron los primeros en combatir con el enemigo, y el General Prim a la cabeza son los primeros en entra por el portillo en el campo de Hamed, perdiendo entre otros a su comandante, también los batallones del Saboya, Alba de Tormes, Chiclana, 1º de León y los de Córdoba entre otros. La contribución de la artillería a la victoria fue decisiva.
En la ciudad se encontraban 146 piezas de Artillería. Con el bronce de estos cañones se fundieron, más tarde, los dos leones que protegen simbólicamente la entrada del Palacio de las Cortes Españolas. Para los leones hubo tres proyectos, los dos primeros fueron retirados por la baja calidad y la poca acogida de la gente, por fin el tercero recae el proyecto en el escultor Ponciano Ponzano, siendo fundidos en la Real Fábrica de Artillería de Sevilla, con operarios de las Fábrica de Artillería de Trubia y de Sevilla, en el año 1865. Reciben los nombres de Daoíz y Velarde, en honor de los héroes del Levantamiento del Dos de Mayo. Y debido a la polémica generada por la procedencia de los materiales no fueron colocados en sus emplazamientos hasta 1872. Hoy dichos leones del Congreso de los Diputados han pasado a ser un icono de la ciudad de Madrid.

Nicolas Ozanne. "Le Départ de la flotte française pour l'expédition de Port-Mahon dans l'île de Minorque le 10 avril 1756"

5 DE FEBRERO DE 1782
Fuerzas franco-española derrotan a los británicos y toman Menorca

Durante la guerra de independencia de las 13 colonias británicas contra la metrópoli, Francia y España declararon la guerra a Inglaterra y apoyaron a George Washington. Combates terrestres y navales tuvieron lugar tanto en Norteamérica, como en Centroamérica, Europa, en el Atlántico, Mediterráneo y el Caribe.
Es precisamente el 12 de abril de 1779 cuando España y Francia firman el Tratado de Aranjuez donde se establece la colaboración de ambas en apoyo de la independencia de Norteamérica. Uno de los puntos del acuerdo establecía la cooperación militar para recuperar la isla de Menorca, ocupada por los británicos en 1708 durante la guerra de sucesión a la corona de España y reconocida bajo soberanía británica en 1713 en el Tratado de Utrecht al igual que Gibraltar.
Los combates para recuperar Menorca tuvieron lugar entre el 19 de agosto de 1781 y el 5 de febrero de 1782. La Isla había estado ocupada por los británicos desde 1708 a 1756, año en que pasa bajo control francés durante 7 años, hasta 1763, año en el que es recuperada por los británicos hasta 1782, que como decimos, es cuando se recupera la soberanía española en la isla. Aun estaría después bajo un breve dominio británico desde 1798 a 1802.
En agosto de 1781 una flota franco-española al mando del duque de Crillón atacó y puso asedio a la isla de Menorca que capituló seis meses después el 5 de febrero de 1782. La flota compuesta por 70 navíos había partido de Cádiz y se unió en Cartagena con la flota francesa, navegando juntos hasta la isla de Menorca.
La fuerza franco-española desembarcó en la isla y se apoderó de la mayoría de las plazas excepto las dos principales de Mahón y Ciudadela donde se había concentrado la resistencia británica. Comenzaría entonces un asedio sobre ambas ciudades que duró varios meses hasta que finalmente el Gobernador británico James Murray capituló y entregó la isla al Reino de España.
Dadas las fuerzas enfrentadas, no fueron unos combates cruentos pues los británicos sufrieron unos 50 muertos y 150 heridos y la fuerza conjunta unos 190 muertos y 380 heridos. Tras la rendición se hicieron unos 2.500 prisioneros que debido al valor demostrado durante la resistencia británica, se les permitió regresar a Inglaterra recibiendo honores militares. Igual acción realizó el General Gutiérrez de Castro en Tenerife pocos años después cuando después de vencer a Nelson en 1797 se trató con hidalguía y consideración a los prisioneros que fueron trasladados en buques españoles a Lisboa para su repatriación a Inglaterra. La Reina de Inglaterra agradeció el gesto por carta al Rey de España.
Los tiempos aquellos de la caballerosidad e hidalguía que se manifestaban en las batallas del siglo XVIII, el siglo de las luces, pronto desaparecieron tras los ejércitos de masas derivados de la Revolución Francesa. El siglo XIX se caracterizó por la pérdida de aquellas costumbres caballerescas.

Mariano Bertuchi, "La carga", 1929. Museo del Ejército

6 DE FEBRERO DE 1884
Nace el pintor Mariano Bertuchi en Granada

 

Mariano Bertuchi Nieto (Granada, 6 de febrero de 1884 – Tetuán, 20 de junio de 1955) fue el pintor por excelencia del Protectorado español en Marruecos. Su abundante producción gráfica estableció la imagen de aquellas tierras en el imaginario colectivo de la España de la posguerra. Aunque su obra recoge multitud de imágenes relativas a las campañas militares africanas y la Guerra Civil, son los paisajes y las figuras ambientados en el norte de África los verdaderos protagonistas de su obra.

Bertuchi fue un artista precoz. Con solo ocho años obtuvo el diploma de la Academia Provincial de Bellas Artes de Málaga y con doce, el título de socio de honor del Liceo Artístico. Gran parte de su vida se desarrolló en Andalucía. Su familia se trasladó a residir a la ciudad de Málaga, donde contraería matrimonio en 1908 con Esperanza Brotons y donde nacería su único hijo, Fernando.

En el año 1900 ya expuso en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Poco tiempo después finalizaría su formación en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde tuvo de profesor a Muñoz Degraín. El primer contacto de Bertuchi con África fue en 1898 en un viaje a Tánger, ciudad que pronto recibiría un estatus internacional. También residió en varias ciudades españolas en busca de inspiración y nuevas tendencias estéticas. Volvió a Marruecos en 1903, cuando el reino alauita se hallaba inmerso en una guerra civil, y allí tomó numerosos apuntes y bocetos. Regresó en diversas ocasiones acompañando a las tropas españolas durante las campañas de 1909-1927 y realizó muchas ilustraciones para revistas gráficas, especialmente para La Esfera. De esa época son La Carga (Museo del Ejército) y un retrato del famoso general Manuel Fernández Silvestre (colección particular). Tras distintas estancias en San Roque (Cádiz), Melilla y Ceuta, se instalaría finalmente con su familia en Tetuán en el año 1928.
Mariano Bertuchi estuvo fuertemente ligado por lazos profesionales y afectivos a la obra de España en África. En Tetuán, capital del Protectorado español, fue nombrado inspector jefe de los Servicios de Bellas Artes. Allí cultivó la pintura y la enseñanza, mientras ejercía la dirección de las diversas instituciones creadas a iniciativa suya: las Escuelas de Artes Indígenas de Tetuán y Xauen, la Escuela Preparatoria de Bellas Artes de Tetuán y el Museo Marroquí de aquella ciudad, la que fuera refundada por el granadino Sidi Mandri en 1484.
Tetuán se convirtió en centro neurálgico de las artes de la zona española del norte de África. La huella de su labor fue profunda, como muestra el hecho de que el rey Mohamed V decidiera que los centros docentes que creó continuasen con su labor después de que se declarase la independencia de Marruecos en 1956. Bertuchi cultivó la ilustración, el diseño de sellos postales y carteles para turismo, y la pintura costumbrista y de tema bélico. Su estilo realista es luminoso, colorista y muy personal, y sus obras son muy cotizadas en la actualidad.

Marcelino González: Retrato de Claudio Alvargonzález Sánchez. Apunte a lápiz sobre papel. Colección del autor
Ángel Cortellini Sánchez: "Las fragatas Villa de Madrid y Blanca en el combate de Abtao (7 de febrero de 1866)". Óleo sobre lienzo. Museo Naval. Madrid.

7 DE FEBRERO DE 1866
El combate de Abtao

El Museo Naval de Madrid conserva un magnífico cuadro pintado por Ángel Cortellini Sánchez: “Las fragatas Villa de Madrid y Blanca en el combate de Abtao (7 de febrero de 1866)”, firmado y dedicado por el autor al Ministerio de Marina. Se trata de un óleo sobre lienzo de 120,5 x 190,5 cm. pintado en 1887. Representa a las dos fragatas en línea de fila abriendo fuego por babor, con la Villa de Madrid en primer plano, mientras al fondo a la izquierda aparece la flota chileno-peruana, que contesta al fuego.
Recuerda el combate que tuvo lugar el 7 de febrero de 1866 en el canal de Abtao, en la parte norte del archipiélago de Chiloé, dentro de la Guerra del Pacífico entre España y repúblicas occidentales sudamericanas, sobre todo Chile y Perú.
El brigadier Casto Méndez Núñez, comandante de la flota española en el Pacífico durante dicha guerra, había recibido la orden de destruir a la escuadra aliada enemiga y, si fallaba, bombardear sus principales puertos.
Para tratar de destruir la citada escuadra, que se había concentrado en Chiloé – una provincia de Chile formada por un conjunto de islas, en una intrincada zona poco cartografiada y muy difícil de navegar-, el 21 de enero de 1866 envió a las fragatas Villa de Madrid y Blanca, al mando del capitán de navío Claudio Alvargonzález Sánchez, comandante de la Villa de Madrid, mientras la Blanca era mandada por el capitán de navío Juan Bautista Topete.
Los barcos españoles buscaron a la escuadra aliada por todos los rincones del difícil archipiélago, hasta que dieron con ella el 7 de febrero al fondo del canal de Abtao. Estaba formada por la fragata Apurimac, las corbetas América y Unión, la goleta Covadonga, y los vapores Lautaro y Maipú. Pasadas las cuatro de la tarde del 7 de febrero de 1866 se entabló el combate. La escuadra aliada abrió fuego y las fragatas españolas contestaron acercándose todo lo que pudieron, dispararon por turnos y mantuvieron las distancias ante el peligro de varar.
El enfrentamiento se redujo a un cañoneo de unas dos horas en el que ambos contendientes dispararon más de 1500 proyectiles. El combate no fue decisivo para ninguna de las partes. Todos los barcos recibieron algún impacto. La agrupación española tuvo 13 heridos y se calcula que en la flota aliada hubo unos 12 muertos y 20 heridos. Para los españoles se pudo considerar una victoria, al causar más daños y bajas que las recibidas. Y para los aliados también se pudo considerar una victoria, ya que los españoles fracasaron al tratar de destruir a la flota enemiga

Luis Daoiz Torres
Joaquín Sorolla. "Dos de mayo"

10 DE FEBRERO DE 1767
Nace en Sevilla D. Luis Daoiz y Torres

Nació en Sevilla el 10 de febrero de 1767 don Luis Daoiz y Torres, hijo de don Martín Vicente Daoiz Quesada y doña Francisca Torres y Ponce de León.
Ingresó como Cadete en el Colegio de Segovia, el 13 de febrero de 1782, después de probar su nobleza como estaba establecido en las Instrucciones de ingreso, El Colegio había sido fundado por el Conde de Gazola en 1764 y ya entonces era referencia en Europa por su enseñanza pese a los pocos años de existencia. Salió oficial el 9 de febrero de 1787, con la 18 promoción de Real Colegio, habiendo demostrado demostrando ser buen estudiante y destacar por sus dotes de liderazgo.
Su primer destino y su bautismo de fuego fue en Ceuta, al mando de una batería en los combates que allí se libraron en 1790, mas tarde en 1791 en Orán.
En 1792 asciende por rigurosa antigüedad a teniente, el ascenso por rigurosa antigüedad y no por méritos de guerra, que determinaba una mayor lentitud en los ascensos de los oficiales de este cuerpo que sí podían avanzar con mayor celeridad en la escala general como oficiales de infantería. También tomo parte en las campañas del Rosellón en 1793 y 94, quedando prisionero de guerra en Francia entre 1794 a 1796 y en la defensa de Cádiz contra los ingleses. Después de participar en la guerra contra Inglaterra, según una Real Orden del 26 de febrero de 1791, Oficiales de Infantería y Artillería podían prestar servicio en Marina como agregados. Uno de ellos fue D. Luis Daoiz y Torres, que fue destinado a la Escuadra del Océano en 1797, y realizó dos viajes a América a bordo del navío «San Ildefonso», que contaba con 74 cañones. Al cesar su servicio en la Armada, pasó destinado a Sevilla y el 8 de enero de 1808 es destinado a Madrid, donde cuatro meses después se cubría de gloria defendiendo su honor y la independencia de la Patria. En el realizo dos vueltas al mundo que le sirvieron para ganar los pendientes que se conservan en el Museo del Ejército.
El 2 de mayo de 1808, escribía una de las más brillantes páginas de la Historia de España en la defensa del Parque de Artillería de Madrid, donde el heroico levantamiento en armas contra el invasor francés. La muchedumbre se dirigió al Parque de Artillería de Monteleón, a fin de recabar armas con las que poder enfrentarse a los franceses. Allí los capitanes de Artillería Luis Daoiz y Pedro Velarde, el teniente Arango y de Infantería Goicoechea, así como el Teniente de Infantería Ruiz, con una compañía a los que franquearon la puerta el capitán Daoiz. Los franceses atacaron con una potentísima columna al mando del General Lefranc. La lucha fue tremenda y el comportamiento de los civiles y militares heroicos hasta el extremo, donde recibieron gloriosa muerte Velarde a tiros, y Daoiz, atravesado por las bayonetas francesas, A las doce de la tarde terminó la lucha, escribiéndose una de las páginas más gloriosas de nuestra historia.

Escena de la película “Silencio en la nieve” que recrea la batalla de Krasny Bor
Croquis de la batalla de Krasny Bor. CABALLERO JURADO, Carlos. Morir en Rusia. La División Azul en la batalla de Krasny Bor. Cuadernos de Historia Militar v. 7. 2004.

10 DE FEBRERO DE 1943
Batalla de Krasny Bor

El año 1943 fue el tercero y último de existencia de la División 250 (División Azul) bajo el mando del GD Emilio Esteban Infantes. Los hechos de armas más importantes fueron los combates al sur del lago Ladoga en enero y la batalla de Krasny Bor el 10 de febrero, seguida de los combates ante el río Ishora hasta el 19 de marzo.
La División acababa de enfrentarse en el Ladoga a una operación destinada a liberar Leningrado en el contexto de la Operación Iskra y a los pocos días hace frente a otra de mayor gravedad, la batalla de Krasny Bor, que por su intensidad es quizás la más cruenta que libró, comparable a la desarrollada un año antes al este del Voljov.
La batalla de Krasny Bor se desarrolla dentro de la Operación Estrella Polar del ejército soviético, cuyo objetivo era embolsar y eliminar al Grupo de Ejércitos Norte alemán y romper el cerco de Leningrado.
La primera fase de la Operación se lanza desde la línea de Kolpino contra el frente ocupado por la División Azul, delante de la aldea de Krasny Bor, para dominar la carretera y el ferrocarril que unían Moscú con Leningrado y romper el frente en el sector de unión entre los españoles y los alemanes de la 4ª División SS.
A las 06,45 horas del día 10 de febrero, da comienzo una brutal preparación por el fuego de más de dos horas de duración a cargo de unas 150 baterías, con piezas de diversos calibres y un número indeterminado de lanzacohetes (organillos de Stalin), y de la aviación, que desarticula las redes de transmisiones, silencia las baterías y causa muchísimas bajas en las trincheras.
El mando soviético piensa que la División ha perdido la capacidad de combate y lanza sobre ella en oleadas sucesivas la imponente masa de infantería de las divisiones 43, 45, 63 y 72, acompañada por 80 carros de combate KV-1 y T-34.
Craso error. Los españoles supervivientes mantienen intacta su voluntad de vencer y salen de sus abrigos, emplazan las ametralladoras en los embudos de las explosiones, entran en posición con las piezas contracarro y se aprestan a una defensa numantina contra una embestida hasta entonces desconocida.
A media mañana la primera línea de defensa está rota y los carros rusos, primero rechazados, vuelven sobre Krasny Bor. Los rusos consiguen abrir tres brechas en las primeras líneas defensivas, pero los españoles siguen resistiendo, frenando y desgastando el ataque soviético, que va perdiendo impulso y no consigue romper la improvisada tercera línea defensiva española, borde posterior de su zona de resistencia, ni pasar a la explotación del éxito.
En menos de 24 horas, la División ha tenido 1.127 muertos, 1.035 heridos, 91 desaparecidos y 300 prisioneros. El Ejército Rojo ha perdido alrededor de 9.000 de sus hombres.
El resultado de la batalla es que el frente retrocede 3 km, pero el cerco de Leningrado no se rompe. La Operación Estrella Polar ha fracasado.

Don Amadeo I
Antonio Gisbert Pérez, "Amadeo I en el velatorio del general Prim" 1870

11 DE FEBRERO DE 1873
D. Amadeo I renuncia a la Corona de España y es proclamada la I República

No tuvo suerte el único Rey electo en España por las Cortes pues, cuando D. Amadeo desembarcó en el muelle de armamentos del Arsenal de Cartagena, recibió la triste noticia del asesinato del general Prim, su principal apoyo, cuya capilla ardiente fue lo primero que visitó en Madrid el día 02.01.1871.
Juró en las Cortes: «Acepto la Constitución y juro guardar y hacer guardar las Leyes del Reino», el presidente de las Cortes, le contestó: «Las Cortes han presenciado y oído la aceptación y juramento que el Rey acaba de prestar a la Constitución de la Nación española y a las leyes. Queda proclamado Rey de España don Amadeo I».
La inestabilidad política española fue in crescendo. Su llegada unió a toda la oposición, desde republicanos a carlistas. Se rompió la coalición de gobierno fraguada por Prim e, incluso, algunos de los que habían expulsado a Isabel II abrazaron la causa borbónica. Los seis gobiernos, en los dos años y pico que duró su reinado, avalan dicha inestabilidad.
El 18 de julio de 1872 cuando se dirigía a Palacio acompañado de la reina, por la calle del Arenal, sufrieron un atentado del que salieron ilesos milagrosamente.
La gota que colmó el vaso de agua y lo abocó a la abdicación, se concretó en el conflicto entre su presidente del Consejo, Ruiz Zorrilla, y el Cuerpo de Artillería. Zorrilla había manifestado su decisión de disolver dicho Cuerpo, bajo amenaza de dimisión. El Ejército propuso a Amadeo I que prescindiera de las Cortes y gobernara de manera autoritaria. Por ello decidió renunciar al Trono.
Al mediodía del 11 de febrero de 1873 le comunicaron su cese, recogió a su familia, hizo la renuncia y, sin esperar la autorización de los diputados (según exigía el artículo 74.7 de la Constitución de 1869), se refugió en la embajada italiana. El gaditano y fabuloso orador, D. Emilio Castelar y Ripoll redactó la respuesta de la Asamblea Nacional al mensaje de renuncia de la Corona y, esa misma tarde del 11 de febrero, se proclamó la Primera República.
De Madrid salió para Lisboa, pues su hermana María Pía era la reina consorte de Portugal, y el Gobierno italiano le envió allí un crucero de su Marina de guerra que lo condujo a su patria.

Primer prototipo de traje espacial

13 DE FEBRERO DE 1879
Nace el general Emilio Herrera Linares, militar, científico y político

El General Emilio Herrera Linares fue pionero de la aviación española, ingeniero militar, aviador y científico reconocido internacionalmente. Las circunstancias le condujeron hasta la Presidencia del Gobierno de la II Republica en el exilio. Nació en Granada el 13 de febrero de 1.879. Ingresó en la Academia de Ingenieros en el año 1896. Su graduación como teniente en 1.901 coincide con la creación de las Escuelas Prácticas de Aerostación y el nacimiento de la Aviación Militar Española, a la que se incorpora junto con otros celebres aviadores, como Kindelán, Arrillaga, Barrón y Ortiz Echagüe, todos ellos del Arma de Ingenieros.
Participa en varios Grand Prix aerostáticos: cruzó en globo el canal de la Mancha en 1.906; estableció el record de España de altura en globo al sobrepasar los 6.000 metros en 1908; quedó segundo en el vuelo Paris-Moravia, obteniendo una gran popularidad. Le concedieron varias condecoraciones nacionales e internacionales, entre ellas la de Caballero de la Legión de Honor francesa. Participó en las campañas de Melilla de 1.909 y 1.913 pilotando un biplano y en 1.914 estableció el enlace aéreo entre la Península y África, con el primer vuelo que cruza el estrecho de Gibraltar, volando de Tetuán a Sevilla en dos horas y media.
Miembro de la Real Sociedad Matemática y de la Real Sociedad Geográfica, participa como representante español en varios congresos internacionales sobre Aeronáutica, todos ellos de gran relevancia científica. En 1927 es nombrado vocal y jefe provisional del recién constituido Consejo Superior de Aeronáutica. En 1928 es nombrado Director del Laboratorio Aerodinámico de Cuatro Vientos.
En 1.929 es designado Director de la recién creada Escuela Superior de Aeronáutica, antecesora de la actual Escuela Técnica Superior de Ingenieros Aeronáuticos, en la que lo tienen como su primer Director, y donde enseñó Aerotecnia, siendo su manual todo un clásico. En 1.932 ingresa en la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.
Durante la Guerra Civil se mantuvo fiel a la Republica y acabó exiliado en Paris, donde empieza su actividad política ganándose el respeto de cuantos le trataban. En 1.951 fue designado Ministro de Asuntos Militares hasta que en 1.960 fue nombrado presidente del Gobierno de la II República en el exilio. Fue sustituido por Don Claudio Sánchez Albornoz.
En Paris sigue estudiando y trabajando, patenta varias innovaciones aeronáuticas, de hecho, el primer prototipo de traje espacial, como se muestra en la foto, fue diseño suyo; presta servicio en la Office National d’Études et de Recherches Aérospatiales y escribe en revistas especializadas francesas y americanas. Trabajó en la UNESCO y tuvo la oportunidad de hacerlo con Einstein, pero finalmente no pudo llevarlo a cabo al no conseguir financiación para el pasaje a EEUU.
La Academia de Ciencias francesa, a la que pertenecía, tuvo que concederle una pensión para que pudiera subsistir, dada su precaria situación económica. Murió en 1967, en Ginebra, Suiza, pobre y lejos de su Patria, sin llegar a ver cumplido su gran deseo: la reconciliación nacional. Esta enterrado en el cementerio de Granada.

Inauguración del centro
Campus de La Marañosa

16 DE FEBRERO DE 2011
Inauguración del Instituto Tecnológico “La Marañosa

El 16 de febrero se conmemora el 10º aniversario de la inauguración, en 2011, del Instituto Tecnológico “La Marañosa” (ITM) por S.A.R. el Príncipe de Asturias, hoy S.M. el Rey Felipe VI, acompañado por la ministra de Defensa Carmen Chacón y por la ministra de Ciencia e Innovación Cristina Garmendia.
Este proyecto nace como parte del proceso de racionalización de los centros tecnológicos de defensa que en un principio dependían del Ejército y Armada dando, durante muchas décadas, el servicio específico que se les demandaba en función de sus cometidos.
En una primera fase de este proceso de racionalización, los distintos centros pasaron a depender de la Subdirección General de Tecnología y Centros (SUBTECEN), de la Dirección General de Armamento y Material, responsable, entre otros, de la política de investigación, desarrollo e innovación de defensa. Esta primera fase supuso un cambio orgánico, pero sin que hubiese un cambio de funciones ni reubicación de los distintos centros.
En una segunda fase, con la creación de este gran centro tecnológico el 13 de noviembre de 2006, el ITM asume, además del legado histórico, parte de las misiones que tenían los centros tecnológicos que suprimía, eliminando otras y añadiendo algunas nuevas, si bien el traslado físico no se produciría hasta el año 2010.
Los centros que quedaron integrados en el ITM fueron los siguientes: el Centro de Investigación y Desarrollo de la Armada (CIDA), el Polígono de Experiencias de Carabanchel (PEC), el Taller de Precisión y Centro Electrotécnico de Artillería (TPYCEA), el Centro de Ensayos de Torregorda (CET), el Laboratorio Químico Central de Armamento (LQCA) y la Fábrica Nacional de La Marañosa (FNM).
El Instituto se configura en tres campus, el campus Central, situado en San Martin de la Vega, con una extensión de unos 44.000 m2, once edificios temáticos y 138 laboratorios organizados en siete áreas especializadas; y dos campus periféricos, el Centro de Ensayos de Torregorda, en Cádiz, y el Centro de Evaluación y Análisis Radioeléctrico, en Guadalajara.
Este centro inicialmente surge con la vocación de continuar prestando a las Fuerzas Armadas y al Ministerio de Defensa el apoyo que necesitan en materia de armamento, material y equipo, centrando sus principales funciones en la evaluación y ensayos de armas y municiones, el desarrollo de proyectos de investigación, experimentación, análisis y simulación, y actividades de metrología y calibración. Para ello se configura en las siguientes áreas principales: “Armamento”, “Electrónica”, “Metrología y Factores Humanos”, “Defensa Nuclear, Biológica y Química (NBQ) y Materiales”, “Optrónica y Acústica”, “Plataformas” y “Tecnologías de la Información, Comunicaciones y Simulación (TICS)”.
Actualmente el ITM, en virtud de la ley 15/2014 de racionalización del sector público, ha quedado integrado en el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, constituyéndose en la Subdirección de Sistemas Terrestres.

Agustín de Betancourt y Molina
Estación de telegrafía óptica
Sello ruso conmemorativo (2008)

17 DE FEBRERO DE 1799
El Rey Carlos IV aprueba el proyecto de telegrafía óptica del ingeniero militar Agustín de Betancourt y Molina

Agustín José Pedro del Carmen Domingo de Candelaria de Betancourt y Molina (1758-1824) nació el 1 de febrero de 1758, en el Puerto de la Cruz (Tenerife), hijo del Teniente Coronel Agustín de Betancourt y Castro y de la aristócrata Leonor de Molina y Briones (que ante su pegunta, en el momento del parto, de si había sido niño o niña, se le contestó “señora, ha tenido usted un ingeniero”), en el seno de una familia de la nobleza local y de profundas ideas liberales e ilustradas, siendo su padre uno de los promotores, en La Laguna, de la Real Sociedad Económica de Amigos del País.
Fue uno de los fundadores de la ingeniería española, sabio excepcional, ingeniero civil y militar, arquitecto, ensayista, precursor de la telegrafía óptica y eléctrica y gran conocedor de la termodinámica. Su trabajo varió desde las máquinas de vapor y los globos aerostáticos hasta la ingeniería industrial y el planeamiento urbanístico.
Su vida estuvo presidida por la movilidad ya que pasó más de un tercio de su vida viajando (entre 1778 y 1808 se contaron ocho estancias suyas en Inglaterra y Francia)
Por lo que se refiere a la telegrafía, en 1797, ¡147 años antes de Morse!, unió con telegrafía eléctrica, por cable, Madrid y Aranjuez e incluso hizo los trabajos para llevarla hasta Cádiz, pero, ante las dificultades, optó por la telegrafía óptica que unió Madrid con Aranjuez mediante cuatro postes telegráficos, situados en el Palacio del Buen Retiro, ermita de Los Ángeles (Getafe), cerro Espartinas (Valdemoro) y monte Parnaso (Aranjuez). El 17 de febrero de 1799 el rey Carlos IV aprobó su proyecto de telegrafía óptica que, según la opinión del Tribunal de la Inquisición, era “un intento diabólico para que las palabras viajaran con la velocidad del rayo” aunque, finalmente, nunca se le llegó a procesar.
En 1801, se le nombró Inspector General de Caminos y Canales y en 1802 fundó y dirigió la Escuela de Ingenieros de Caminos y Canales (actual Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos). El estallido de la Guerra de la Independencia le sorprendió en Francia, donde, debido a sus ideas progresistas y liberales, permaneció hasta su definitivo exilio en Rusia, país donde se nacionalizó.
Su estancia en Rusia, donde fue ascendido a Teniente General, fue la culminación de todas sus experiencias técnicas y fue nombrado Inspector del Cuerpo de Ingenieros de Comunicaciones, en San Petersburgo, donde pudo aplicar todos los conocimientos adquiridos en loa años anteriores y, como arquitecto, supervisó los planes urbanísticos de San Petersburgo, Kronstadt y otras muchas ciudades rusas.
El 14 de julio de 1824 fue enterrado en el cementerio de Lazarevsky, en San Petersburgo, auténtico Panteón Nacional de hombres ilustres.

VAN ORLEY, Bernard. "La Batalla de Pavía" (1528-1531). Tapiz de Bruselas. Museo Nacional de Capodimonte (Nápoles).

24 DE FEBRERO DE 1525
Batalla de Pavía

Durante los convulsos años de la Edad Moderna muchas de las potencias de la época tuvieron grandes problemas con la aparición de Carlos I de España y V de Alemania, descendiente, por parte de padre, de la Casa de Habsburgo, y, por parte de madre, de la Casa Trastámara por lo que reunía, bajo su mando, enormes posesiones: Castilla, Aragón, Nápoles, Sicilia, las Indias, posesiones austriacas y Borgoña y, además, a partir de 1520, el trono imperial del Sacro Imperio Germánico, lo que le convirtió en el hombre más poderoso del mundo.
Por otro lado, encontramos al rey de Francia Francisco I, quien, al fracasar en su intento de convertirse en emperador, se encontró con su país rodeado por territorios de Carlos. Fue entonces cuando el rey francés decidió atacar, comenzando la llamada “guerra italiana” de 1521 a 1526, en la que estuvo en juego la hegemonía en Europa.
El rey francés decidió conquistar el ducado de Milán, tierra imperial, al mismo tiempo que atacaba las posesiones de Carlos en los Países Bajos y se unía a Enrique II de Navarra, en su intento de recuperar este territorio. Los únicos apoyos que tuvo Francia fueron las fuerzas de Enrique II, la república de Venecia y un grupo de mercenarios contratados. Por la otra parte estaban las fuerzas de la monarquía hispánica y el Sacro Imperio Germánico a los que se unieron el reino de Inglaterra y los Estados Pontificios. Las primeras victorias fueron de Carlos, pero no pudo impedir que, en 1524, Francisco tomara Milán y obligara a las tropas españolas a huir de la ciudad. Todos estos hombres se atrincheraron en Pavía.
A finales de octubre de 1524, treinta mil soldados franceses, bajo el mando del propio rey Francisco, pusieron sitio a la ciudad de Pavía defendida por el veterano general navarro Antonio de Leyva que, junto a seis mil soldados, sin apenas víveres, se habían hecho fuertes en la plaza.
La situación en Pavía se complicó ya que los lansquenetes alemanes, que formaban parte del contingente español, comenzaron a quejarse de que no recibían el dinero acordado, lo que llevó a que los generales españoles decidieran empeñar sus pertenencias personales para pagar a estos mercenarios, mientras que los arcabuceros españoles decidían renunciar a su sueldo, viendo la situación. Antonio de Leyva hizo ver a sus hombres que todo lo que esperaban, comida y botín, estaba tras las líneas francesas.
El 24 de febrero de 1525 los asediados salieron al campo coincidiendo con la llegada de 25.000 hombres de refuerzo que enviaba el emperador, al mando de Carlos de Lonnay y Fernando de Ávalos, que equilibraron el combate y formaron una tenaza que atrapó a los franceses, dando pie a que la infantería española y los lansquenetes alemanes barrieran a la infantería y a la caballería francesas. Las bajas entre las tropas francesas fueron abrumadoras, alrededor de 15.000 hombres muertos y heridos, casi la mitad del contingente, mientras las armas imperiales perdieron tan sólo 1.500 soldados.
En medio de la batalla, tres españoles, Juan de Urbieta, Diego Dávila y Alonso Pita da Veiga apresaron al rey Francisco I, que fue llevado preso a Madrid y encarcelado en la Torre de los Lujanes, donde, en 1506, firmó el Tratado de Madrid en el que renunciaba a sus pretensiones sobre Flandes, Borgoña y los territorios italianos y aceptaba contraer matrimonio con la hermana de Carlos.
Al volver Francisco a Francia, el Tratado fue abolido, lo que hizo que las hostilidades entre ambos países continuaran los años siguientes, convirtiéndose la rivalidad, entre Carlos y Francisco, en una de las mayores de la historia.

Felipe V

27 DE FEBRERO DE 1707
Felipe V impone el orden y el progreso del Ejército Español de la época

Felipe V sentó las bases para el orden y progreso del Ejército. Lo exigía el hecho de que empezaba el tránsito de España hacia el Estado-Nación. Los decretos de Nueva Planta confirmaron el poder del monarca y eliminaron los privilegios forales. Se crearon las bases de la centralización, fundamental para el desarrollo posterior. Desaparecieron las fronteras y aduanas interiores y aumentó el comercio; se unificó la administración de la Justicia y la fiscalidad.
Felipe V de Borbón, Duque de Anjou, se formó en Versalles en un ambiente absolutista: “El Estado, soy yo”. Cuando dejó Francia para hacerse cargo del trono de España tuvo en cuenta los consejos recibidos de Luis XIV: “Nunca tengas apego a nadie… Ama a los españoles y a todos tus súbditos… No prefieras a los que más te adulen… Estima a los que se atrevan a desagradarte, estos serán tus verdaderos amigos… Si te ves obligado ir a la guerra, ponte a la cabeza de tus ejércitos… No te dejes gobernar por nadie; se tú el dueño. No tengas valido, ni primer ministro. Escucha, consulta su consejo, pero tú tendrás que decidir… Tendrás las luces necesarias mientras tengas una intención recta” (William Coxe, L’Espagne sous les rois de la Maison de Bourbon…. Paris, 1827. Tomo I. Págs. 124-128).
Se apoyó en personas de plena confianza. Institucionalizó el Consejo de Gabinete como organismo colegiado formado por Departamentos (origen del Consejo de Ministros) e integró en el Consejo de Guerra las secretarías de Tierra y Mar (origen del Ministerio de Defensa). El Rey tenía que contar con el Ejército. Un Ejército de nueva planta pues había cambiado la forma de combatir. El valor era necesario, pero se imponían otras habilidades, conocimientos y una formación específica al disponer de nuevas armas y técnicas para el combate.
Se formaron regimientos al estilo francés y se redactaron Ordenanzas para adaptar la nueva organización militar. Había que ordenar la estructura de mando, la administración y la logística, desconocidas hasta ese momento. El Rey seleccionaba personalmente a los generales y coroneles (J.A. Portugués, Colección general de ordenanzas militares. Madrid, 1764. Tomo II, págs. 276 y siguientes; tomo V, págs. 212 y siguientes).
Los Capitanes Generales tenían dos planos de actuación: el militar y el político con plena autoridad. Surgieron las Direcciones generales de Infantería y Caballería, y se creó la Real Artillería y el Cuerpo de Ingenieros. La Marina siguió un procedimiento semejante. La administración, dirigida por los Intendentes, estaba al servicio de las operaciones navales. Los tres Departamentos marítimos tuvieron responsabilidades semejantes a las Capitanías.
Felipe V dudó de la fidelidad de las guardias viejas y se formaron unidades especiales a su servicio regidas por normas, reclutamiento y funcionamiento diferentes a las del Ejército (José A. Portugués, op. cit.).
El Rey participó en la selección de los oficiales y tropa de su Guardia de Corps, guardia personal, y en los Regimientos de la Guardia Real.

Suscripción a nuestro boletín

Suscríbase a nuestro boletín. No se pierda las novedades de la Academia de las Ciencias y las Artes Militares.

Por favor, rellene este breve formulario (todos los campos son obligatorios)



    X
    Suscribirse al boletín de la Academia