BlogTodos

Efemérides del mes de septiembre

Por septiembre 19, 2020 septiembre 29th, 2020 No Comments

En esta entrada se reúnen las efemérides del mes de septiembre. Se irán publicando conforme avance el mes, procurando que su publicación coincida con la fecha del día.

Desembarco en Alhucemas (foto: hemeroteca diario ABC)
José Moreno Carbonero: "Desembarco de Alhucemas" 1929. Óleo sobre lienzo. Museo del Prado

8 DE SEPTIEMBRE DE 1925
Desembarco español en Alhucemas

El Desembarco de Alhucemas fue la primera operación anfibia de la historia militar moderna. Esta operación inspiró incluso al general Eisenhower, Comandante Supremo de las Fuerzas Aliadas que desembarcaron en 1944 en las costas de Normandía. Se suele considerar como una de las operaciones de mayor éxito de la historia contemporánea del Ejército español.

El desembarco se inició el 8 de septiembre de 1925 en las costas del Protectorado Español en el norte de África, actualmente Marruecos. En él participaron principalmente unidades del Ejército, la Armada española, la Marina de Guerra francesa y una pequeña fuerza de soldados franceses.

La operación militar consistió en el desembarco de 13.000 soldados españoles, que fueron transportados por sorpresa desde Ceuta y Melilla, por una flota combinada hispano-francesa. El Comandante de la operación fue el general Miguel Primo de Rivera, que tuvo como Comandante de la fuerza de desembarco al general José Sanjurjo.

Se da la circunstancia de que, por primera vez en la historia, desembarcaron carros de combate. Eran carros ligeros y primitivos. En concreto, tomaron parte en la operación 6 carros Schneider CA1 y 11 carros Renault FT-17. Si bien su eficacia en el combate fue limitada, el efecto psicológico sobre los rifeños fue notable, ya que no se habían enfrentado anteriormente a semejantes armas.

En las dos semanas siguientes, los españoles consolidaron la cabeza de playa. El día 23 de septiembre se dio orden de pasar al ataque, lo que permitió ampliar la cabeza de desembarco, incluyendo los promontorios y zonas altas que rodeaban la bahía de Alhucemas, el día 26. Las posiciones españolas quedaron consolidadas el 13 de octubre, lo que constituiría el comienzo de la pacificación definitiva del protectorado de Marruecos.

S.M. Felipe VI con uniforme de La Legión

20 DE SEPTIEMBRE DE 1920
Nacimiento de La Legión

Por Real Decreto de 28 de enero de 1920, puesto a la firma de S.M. por el ministro de la Guerra D. José Villalva, se dispuso: Con la denominación de Tercio de Extranjeros se crea una unidad militar armada cuyos efectivos, haberes y reglamento por el que ha de regirse serán fijados por el ministro de la Guerra. El 9 de febrero próximo siguiente, el General Gobernador Militar de Oviedo recibió un telegrama del mismo ministro informándole que el teniente coronel Millán-Astray, del Regimiento de Infantería Príncipe nº 3, desempeñaría la comisión de organizar el recién creado Tercio.
En 1920 se abrieron los banderines de enganche, admitiéndose hombres de entre 18 y 40 años. Sueldo: 4 pesetas y 10 céntimos diarios, y 350 pesetas de prima de alistamiento. Realmente, La Legión nació en el mes de septiembre de 1920, cuando se estableció en Ceuta el Cuartel General del Tercio de Extranjeros, aprovechando el viejo edificio del antiguo Cuartel del Rey.
La Unidad ideada, proyectada, conseguida y fundada por Millán-Astray, con el objetivo prioritario de ahorrar vidas españolas, ha cambiado tres veces de nombre: Tercio de Marruecos: febrero de 1925; El Tercio: mayo de 1925; La Legión: mayo de 1937.
La llamada:

¡Nobles, plebeyos, cocineros, poetas, químicos, periodistas, ingenieros, todos tienen cabida en La Legión!

La primera respuesta:

Y vino el alud de Barcelona, los doscientos catalanes, la primera esencia de La Legión, que baja arrollándolo todo y sembrando el pánico en el camino. Era la espuma, la flor y nata de los aventureros. Era el agua pura que brotaba del manantial legionario. ¡Bienvenidos, catalanes legionarios; vosotros seréis la base sobre la cual se construirá La Legión!

Juan de la Cierva y Codorniú
El inventor y su autogiro
Plano del autogiro
Pruebas en Cuatro Vientos

21 DE SEPTIEMBRE DE 1895
Nacimiento de Juan de la Cierva

El 21 de septiembre se conmemora el nacimiento del científico e ingeniero Juan de la Cierva y Codorníu.
Nace en 1895, en Murcia, en el seno de una familia acomodada, siendo su padre, Juan de la Cierva Peñafiel, empresario, abogado y político que llegó a ser varias veces ministro en los gobiernos del rey Alfonso XIII.
Desde muy joven sintió un gran interés por la aeronáutica y por los principios que rigen la sustentación de los aviones. Con apenas 10 años se trasladó a Madrid, donde también lo hace su familia por obligaciones políticas. Junto con dos compañeros, José Barcala, y Pablo Díaz, fundan la sociedad B.C.D., pionera en el desarrollo aeronáutico dentro de España. En 1912, siendo aún unos adolescentes, logran construir y hacer volar un avión biplano, que bautizaron como BCD-1, el “Cangrejo”. A este proyecto le siguió el BCD-2, un monoplano que resultó gozar con menos estabilidad que el anterior.
Realizó los estudios de Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos, que aunque nunca llegó a ejercer como tal, le aportaron la base matemática y de cálculo suficiente para continuar con su verdadera vocación, la aeronáutica. Como proyecto fin de carrera, en 1919, presenta un biplano trimotor que fue el primero construido en España. La presentación se llevó a cabo en el aeródromo de Cuatro Vientos y debido a un fallo humano del piloto acabo estrellándose.
Este accidente sin embargo supuso el punto de partida de lo que sería su gran invento y aportación a la aeronáutica: el autogiro. Los muchos accidentes que se venían produciendo despertaron en Juan de la Cierva una gran inquietud por aumentar la seguridad de los aviones en los momentos críticos del despegue y aterrizaje, en donde la pérdida de velocidad suponía un gran riesgo. Buscaba dotar al avión de una palas giratorias que lo sustentasen precisamente en esos momentos.
El primer diseño contaban con dos rotores cuatripalas contrarrotatorios que se unían rígidamente a un eje vertical. Este primer prototipo no llegó a volar ya que el rotor inferior giraba a menos velocidad de la prevista, y el efecto giroscópico y la asimetría de la sustentación hicieron volcar el aparato. En los dos siguientes prototipos trató de resolver el problema de la diferencia de sustentación entre la pala que avanza y la que retrocede y aunque no llegaron a volar, consiguió pequeños saltos que afianzaban la viabilidad del diseño.
Fue en el cuarto prototipo, en el que introduce una modificación importante, haciendo que la unión de las palas al eje en vez de ser rígida fuese articulada libremente, lo que proporcionaba una mayor flexibilidad y fuerza de sustentación. Este prototipo gozaba también con la ventaja de haber sido ensayado en el túnel del viento del aeródromo de Cuatro Vientos, uno de los más modernos de Europa en aquellos momentos, lo que permitió corregir errores e introducir mejoras.
En enero de 1923, el prototipo corregido fue probado con éxito en el aeródromo de Getafe, consiguiendo elevarse y mantenerse a 183 metros del suelo, lo que demostraba la validez conceptual del diseño. Las pruebas continuaron hasta culminar con un vuelo entre Cuatro Vientos y Getafe, en julio de ese mismo año. Podemos decir que el objetivo había sido conseguido. Acababa de nacer el precursor del helicóptero.
A partir de ese momento el reconocimiento y fama de Juan de la Cierva fue en aumento, llevándole a crear importantes sociedades en el extranjero tales como la “Cierva Autogiro Company”, en 1926, en Reino Unido, o “The Pitcarm-Cierva Autogiro Company of America”, en Estados Unidos. Así mismo efectuó numerosas demostraciones en Francia, Alemania e Italia. En 1929 efectuó la travesía del Canal de la Mancha, de Londres a Paris, siendo la primera vez que lo hacia una aeronave de alas giratorias.
Juan de la Cierva murió el 9 de diciembre de 1936, en un accidente aéreo en el aeropuerto de Croydon, al estrellarse, durante el despegue, el avión en el que viajaba y que cubría la ruta Londres –Ámsterdam. Resulta paradójico que una de las personas que más trabajó para mejorar la seguridad aérea, muriera precisamente en un accidente aéreo.
El legado de Juan de la Cierva es incuestionable y de reconocimiento universal, quizás mejor recogido en algunas de las frases pronunciadas en su época:

“El autogiro ha hecho progresar 50 años a la aviación”. (Ch. Lindbergh).

“El autogiro constituye, después del primer vuelo de los hermanos Wright, el mayor progreso aeronáutico alcanzado por el hombre”. (Thomas A. Edison; 1930)

Retrato de Vasco Núñez de Balboa (Anónimo)

25 DE SEPTIEMBRE DE 1513

Vasco Núñez de Balboa avista el Océano Pacífico

El primer europeo en ver el océano Pacífico desde la orilla americana fue el hidalgo y explorador español Vasco Núñez de Balboa. El 1 de septiembre de 1513, el conquistador español salió desde Santa María de la Antigua del Darién, a orillas del mar Caribe, en la actual Colombia. Esta ciudad la había fundado él mismo dos años antes y fue la primera ciudad española de la América continental.
Partió por mar al mando de una expedición formada por 190 españoles y un millar de indios y arribó a un puerto situado en tierras del cacique Careta. Desde allí se adentró por tierra en la feroz selva tropical de Darién y cruzó con gran dificultad el istmo panameño en busca de un nuevo mar, del que le habían hablado los indígenas. El 25 de septiembre de 1513, siguiendo las instrucciones de los guías indígenas, Núñez de Balboa se encaramó a una cima y contempló por primera vez el océano Pacífico, el más extenso del planeta, al que denominó «Mar del Sur».
Años más tarde, el navegante portugués Fernando de Magallanes, durante su vuelta al mundo al servicio de la Corona de España, le dio el nombre de Pacífico, por encontrarse sus aguas tranquilas durante la mayor parte de su travesía tras el paso del estrecho de Magallanes.

Entrada de Jaime I en Valencia

28 DE SEPTIEMBRE DE 1238

Jaime I conquista la ciudad de Valencia

Tras sus enfrentamientos con la nobleza aragonesa y una vez asentado en el trono, Jaime I conquista Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera. Posteriormente, en 1232 comienza una campaña por la zona levantina, dirigida a conquistar el reino musulmán de Valencia. La táctica empleada fue la toma de enclaves estratégicos como Morella, Peñíscola y Burriana, de donde se suministraban la mayoría de los alimentos a las poblaciones de los alrededores de la zona. Gracias a que los conquistadores controlaron estos castillos, la mayoría de ciudades que dependían de ellos se rindieron sin luchar, a causa de la falta de alimentos.
Finalmente, Jaime I puso sitio a la ciudad de Valencia. Acudiendo en defensa de la ciudad, el rey de Tunís (Túnez) envió doce galeras y seis tarifas a la costa del Grau. El rey cristiano montó su campamento entre las naves del rey de Tunís y la ciudad. El ejército embarcado no se atrevió a desembarcar y las tropas de la ciudad tampoco se arriesgaron a salir en su protección. De esta forma, las naves tunecinas se dirigieron hacia Peñíscola, en poder de los cristianos, y atacaron la ciudad. Tras una dura batalla, fueron derrotados y huyeron de la zona.
En uno de los enfrentamientos por la toma de la ciudad, Jaime I se dio cuenta de que sus tropas estaban entrando en una emboscada y acudió en su ayuda. Se acercó tanto a las murallas que un ballestero le disparó una saeta que se le clavó en la frente. Afortunadamente para el rey de Aragón, la flecha no traspasó el casco.
La lucha prosiguió y el último combate se libró en la torre Portal de la Boatella, en la vía San Vicente. Tras la pérdida de este enclave, el rey musulmán Çaén decidió rendir la ciudad, a causa de la hambruna y la imposibilidad de recibir refuerzos. El 28 de septiembre, Çaen rindió Valencia a cambio de un salvoconducto a Cullera.

Miguel de Cervantes Saavedra
Cervantes, el aventurero

29 DE SEPTIEMBRE DE 1547

Nacimiento de Miguel de Cervantes Saavedra

Fue la vida de Cervantes – nacido en Alcalá de Henares el 29 de septiembre de 1547 y fallecido en Madrid el 22 de abril de 1616 – la de un soldado, base de sus páginas de gloria, de su literatura de valores castrense, de amor a unos principios, a una religión y a una patria.
Soldado y herido en Lepanto con la secuela de la mano izquierda lisiada, de ahí su sobrenombre de “el manco de Lepanto”, de cuya batalla fue el mejor cronista, permaneció unos cinco o siete años más luchando por el honor de España.
Como buen soldado y modélico autor literario hace la siguiente loa del militar ilustrado:

No hay mejores soldados que los que se trasplantan desde la tierra de los estudios a los campos de guerra; y ninguno salió de estudiante para soldado que no lo fuese por extremo; porque cuando se avienen las fuerzas con el ingenio y el ingenio con las fuerzas hacen un componente milagroso en quien Marte se alegra, la paz se sustenta y la república se engrandece.

El estudio hace más completo al militar Y el elogio es para el militar ilustrado y no restringidamente militar. Su vida no desentona con lo que iba contando en sus libros. Es más: él mismo podía haber sido el personaje de alguno de ellos, opina algún estudioso de sus obras. Lo que no parece que acabó descubriendo su entusiasta admirador es que así fue en muchas de ellas, si bien disfrazando con perfección sus dolores físicos y, sobre todo, morales.
Como si un psicoanalista se lo prescribiera, fue haciendo emerger al consciente los recuerdos sumergidos en el subconsciente, que le producían trastornos de carácter y tal vez de la conducta. Pero no basta con recordar, sino que se tiene que descargar contándolos (catarsis) y como no tenía en quien volcarse se libró de sus pesadillas plasmándolas en el papel.
Cervantes no ha escrito novelas ni literatura alguna: ha escrito su vida, que nos regaló en sus escritos.

Manifestación en torno a Isabel II (1845)

30 DE SEPTIEMBRE DE 1810

Nacimiento de Sebastián Prat y Miralles

Nace en Campomayor (Portugal), el día 30 de Septiembre de 1810, D. SEBASTIAN PRAT Y MIRALLES, Brigadier de Artillería, fue Comandante General de Artillería del Ejército del Norte. Estaba en posesión de cuatro cruces de 1ª clase de la Real y Militar Orden de San Fernando, la primera siendo teniente, por sucesos políticos, en los movimientos en las Provincias Vascongadas el 7 de octubre de 1841; la segunda siendo Capitán por los movimiento revolucionario de Madrid del agosto y septiembre de 1845; la tercera, siendo Capitán, en los sucesos políticos, durante las acciones en Galicia en 1846, y la cuarta de la misma Orden y clase, por los movimientos revolucionarios de Barcelona del 14 al 16 de julio de 1856, siendo Teniente Coronel.

Suscripción a nuestro boletín

Suscríbase a nuestro boletín. No se pierda las novedades de la Academia de las Ciencias y las Artes Militares.

Por favor, rellene este breve formulario (todos los campos son obligatorios)



X
Suscribirse al boletín de la Academia