Título

La Hacienda Militar. 500 años de Intervención de las Fuerzas Armadas

Autor

Juan Miguel Teijeiro de la Rosa (coord.)

Descripción

La aparición en España de los ejércitos permanentes a partir de la campaña de Granada por parte de los Reyes Católicos, y la participación de aquéllos en acciones en el exterior, como las del Gran Capitán, determinaron la absoluta necesidad de diseñar un sistema de gestión administrativa y fiscal que atendiese a las necesidades logísticas de un número cada vez mayor de hombres, de su paga, su alimentación, armamento, transporte, sanidad, etc., algo aún desconocido en el ámbito civil.

Nacieron así un sistema contable “de quenta y razón”, unas ordenanzas que regularan la gestión económica y unos “alardes” o “muestras” –luego revistas administrativas- para su control. Y todo ello a cargo de un personal, en principio civil, pero con consideración militar, formado por veedores, contadores, tesoreros, pagadores, etc.

Esta obra pretende desarrollar la historia de aquella Administración Militar, articulada ya en el siglo XVIII en organismos perfectamente estructurados, como fueron el Cuerpo político de la Hacienda Militar, en Tierra, y el Cuerpo del Ministerio en la Marina, ambos con su personal de intendentes, contadores, comisarios de Guerra y de Marina, pagadores, etc; unos cuerpos que ya en el siglo XIX se transformaron en los  Administrativos del Ejército y de la Armada, y ya en el XX en los de Intendencia e Intervención.

En definitiva, el lector encontrará aquí las vicisitudes históricas de esa poco conocida administración militar, de la que el profesor José Antonio Escudero dijo en su día, analizando la obra, que “detrás de los acontecimientos que brillan, están las estructuras que no brillan, pero que posibilitan todo. Sin ellas, si la aridez de lo orgánico y lo hacendístico, nada sería posible”. Y para la que el también profesor Juan Antonio Valverde hacía alusión a la frase de Max Weber, según el cual “sólo el ejército burocrático ha hecho posible la organización de ejércitos profesionales permanentes”.